Diseño Web para

PYMES

Pequeñas Empresas

Si piensas que no es lo mismo una empresa de 1 a 5 empleados que otra de 100 - 250, aunque quieran meternos a todos dentro del mismo saco, te diré algo:

Tampoco necesitas la misma web

Muchos negocios creen que por implementar muchos recursos en la nube, les va a ir muy bien.

Entonces hacen realidad la web de sus sueños:

Que tenga estos colores que me recuerdan a mi infancia.

Que tenga muchas animaciones porque somos una empresa dinámica.

Que tenga muchas fotos donde se nos vea muy profesionales.

Que tenga una tienda online integrada (aunque ahora no la necesite).

Que tenga un centro de atención al cliente aunque nos sobre con el teléfono y el email.

Que tenga un botón de Whatsapp para que nos pregunten dudas que ya están explicadas en la web).

“Que tenga de todo y así me valdrá para toda la vida.”

El “secreto” de las pequeñas empresas o startups exitosas y su presencia en internet es lanzar una web sencilla, rápida y efectiva, que cumpla exactamente con su cometido y les ayude a centrarse en lo importante. ¡Y ya crecerán después!

Pablo Mendivil

Ex-desarrollador de páginas webs para Consultoras, Pymes y los clientes de sus clientes. Ahora solo hace webs para verdaderas pequeñas empresas

Una vez me ocurrió un percance cuando trabajaba hasta las tantas, echando horas extra no pagadas en la sede de una gran empresa multinacional que no voy a desvelar por razones obvias. Pero si te dijera el nombre, la conocerías seguro.

Llegué a odiar hacer webs para este tipo de consultoras.

No tengo nada en contra de las grandes empresas, pero hacer páginas en aquel ambiente era… deprimente.

No podía esperar a salir de allí y montar mi propio negocio como diseñador e implementador autónomo.

Verás, allí no era ni un becario ni tampoco un trabajador fijo.

Si las cosas funcionaban muy bien… yo no recibía ningún incentivo.

Estaba en tierra de nadie.

Con el constante rumor de un posible cese del proyecto si este no funcionaba como se suponía que tenía que funcionar (y sobre el que yo no tenía control alguno).

Mientras, veía como las becas y el paro iban para los que se habían “librado” de trabajar en consultoras y otras cárnicas.

Pero no me podía quejar porque tenía trabajo.

Así que esta idea siempre me rondaba la cabeza…

El que está en medio nunca recibe nada.

Las grandes empresas...

Apenas notan cambios durante las crisis. Si acaso generan más ingresos como suele ocurrir en las recesiones para ellas.

Si ni siquiera tienes trabajo o negocio...

No es que me alegre de tu desgracia, entiéndeme. Pero “el pobre” casi siempre puede agarrarse a ciertas ayudas.

Pero, ¿y los pequeños negocios como tú y como yo?

Los que estamos en el medio.

Nosotros no tenemos nada… y nadie nos regala nada.

Agachamos la cabeza y seguimos trabajando cada día más duro.

Dicen que somos el motor del país pero, ¿cuál es nuestro motor?

Cuando al fin escapé de las consultoras, las horas extras no pagadas y los domingos con ataques de ansiedad.. tomé una decisión:

Solo hacer webs para verdaderos pequeños negocios

Hay demasiados huecos que cubrir como para considerar que todas las PYMES son iguales.

Una empresa con 250 empleados no tiene las mismas necesidades que una con 5 nóminas o ninguna.